Guía de Turismo de Bulgaria

Bulgaria ofrece una propuesta de viaje diferente. Acogedora y versátil, las posibilidades para unas vacaciones inolvidables encajan con las necesidades de cada tipo de viajero, con turismo cultural, deportivo, arqueológico, gastronómico o de relax y mindfulness. Todo ello en un país poco masificado y donde el turismo de masa aún no ha llegado..

Fortaleza Belogradchik
Fortaleza Belogradchik en el norte de Bulgaria

QUÉ VER EN BULGARIA

Bulgaria es un país fascinante, cuya oferta de turismo no para de crecer y que ofrece unas oportunidades únicas por su calidad de infraestructuras y unos precios atractivos para el viajero. Por otro lado hay mucho que ver y hacer, con actividades, rutas y posibilidades muy atractivas.

Las actividades y opciones son mucho más diversas, animadas y ricas de lo que se suele pensar. Se puede esquiar en sus estación de ski en las montañas, que pasar un verano de lujo en sus playas. Es posible descubrir cuevas, monumentos trogloditas, espectaculares iglesias y bosques impresionantes. O disfrutar de la rica gastronomía balcánica así como relajarse en balnearios con aguas termales que tienen propiedades curativas . ¡Toda la información en Turismo de Bulgaria!

Bansko, el pueblo alpino de las montañas de Bulgaria convertido en centro de los nómadas digitales
Bansko, el pueblo alpino de las montañas de Bulgaria convertido en centro de los nómadas digitales

PATRIMONIO UNESCO

Ya desde la década de los 70 del pasado siglo encontramos espacios incluidos en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Desde entonces, la lista ha ido creciendo gracias a la peculiaridad y características únicas de algunos de los espacios naturales e históricos de Bulgaria.

Bulgaria cuenta con una decena de sitios inscritos en la lista de la UNESCO del Patrimonio de la Humanidad. Entre ellos está la Iglesia de Boyana en Sofía con sus fascinantes frescos. A esta iglesia, se la considera uno de los monumentos  precursores del Renacimiento europeo.

Monasterio de Rila, Patrimonio de la Humanidad en Bulgaria
Monasterio de Rila, Patrimonio de la Humanidad en Bulgaria

Otro de los monumentos más importantes es el Monasterio de Rila, construido en el siglo X. Destacan también las dos tumbas tracias de Kazanluk y la de Sveshtari, necrópolis de gran valor artístico.  Los monumentos trogloditas de las iglesias excavadas en la roca de Ivanovo, se incluyen igualmente en la lista UNESCO. Estos templos se encuentran en el valle del río Roussenski Lom  al noreste de Bulgaria. La antigua ciudad de Nessebar, en la costa del Mar Negro, que fue un centro de comercio desde la antigüedad.

Por último hay que destacar los hayedos de la Reserva Natural de Srébarna; el Parque Nacional de Pirin y el Parque Nacional de los Bñacanes centrales. La naturaleza es también espectacular en Bulgaria.

IGLESIAS Y MONASTERIOS BÚLGAROS

Regando el paisaje de Bulgaria encontramos incontables iglesias y monasterios, que forman una parte importante de la historia, cultura y arquitectura búlgara. A veces la majestuosidad de los monasterios con inmensos frescos, o la amplitud de la Catedral de Alejandro Nevski de Sofía, será la que nos aturdirá. Otras veces serán las sencillas y recogidas capilla aisladas en plena naturaleza, las que nos sobrecojan.

Catedral de Alejandro Nevski de Sofía
Catedral de Alejandro Nevski de Sofía, capital de Bulgaria

Al adoptar el cristianismo relativamente temprano en el siglo IX, el zar Boris pretendía unir a las dos tribus «bárbaras«, búlgaros y eslavos, con un nexo de unión que permitiera crear un estado fuerte. Además, el cristianismo también había sido la religión principal en los primeros siglos después de Cristo, traído por los apóstoles Pablo y Andrés, que sembraron la semilla para que  Plovdiv, Sofía y Varna fueron importantes centros cristianos primitivos.

La arqueología ha puesto de relieve que en las diferentes fases de construcción de los templos, las diferentes culturas han ido dejando su poso, desde los romanos a los eslavos, hasta llegar a las magníficas obras de arte en los monasterios ortodoxos de Bulgaria.

Algunos de los lugares imprescindibles que debemos visitar son el Monasterio de Rila, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, centro de resistencia religiosa y cultural a lo largo de la Edad Media. Su aspecto de fortaleza sirve de escudo para el estallido visual del interior

Otro de esos monasterios es el de Bachkovo, ubicado en un tranquilo valle fluvial en las montañas Ródope, lugar idóneo para admirar los frescos y los íconos que adoran los fieles.

Más cerca de Sofía, la pequeña iglesia de Boyana, también Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, alberga uno de los mejores ejemplos de arte medieval de Europa del Este. Los frescos de la iglesia, que datan de 1259, destacan por su profundidad emocional y la madurez de su técnica. Los expertos coinciden en que los maestros de «la escuela de Boyana», influyeron en el desarrollo del arte medieval en Europa.

Y por resaltar otro de esos numerosos monasterios, el de Aladzha en Zlatni Pyasatsi, es uno de los pocos monasterios excavados en roca de Bulgaria.

TRADICIONES DE BULGARIA

Tradiciones y costumbres seculares siguen arraigadas en la población, que sigue el ritmo de los festejos de cada una de las estaciones del año. No olvidemos que Bulgaria ha estado habitada por tracios, celtas, griegos, romanos, eslavos, u otomanos, y todos ellos han dejado su impronta cultural en el folclore.

CIUDADES Y PUEBLOS

Bulgaria no limita su belleza únicamente a sus parques nacionales y naturales. Sus ciudades y pueblos pintorescos como el de Kosovo, son el contraste a la vitalidad de la capital, Sofía.

Sofía

La capital de Bulgaria ha cambiado radicalmente desde la caída del telón de acero, moderna y cosmopolita, su vida nocturna contrasta con las rutas que podemos hacer durante el día. Arquitectónicamente es reconocible su pasado comunista, pero entre el «brutalismo» de antaño emergen joyas como la mezquita otomana de  Banya Bashi, la sinagoga sefardita Central, la iglesia Sveta Petka o la fastuosa catedral ortodoxa Alexander Nevski, una de las más grandes del mundo.

Puente de los Leones en Sofía
Puente de los Leones en Sofía, capital de Bulgaria

Pliska

Sofía es la actual capital de Bulgaria, pero durante  varios siglos, concretamente desde el 681 al 893 d.C. la capital de la Bulgaria del Danubio fue Pliska.  El yacimiento ha puesto en relieve su importancia en la alta Edad Media, con ruinas como la de del Gran y el Pequeño Palacio, las fortificaciones de piedra fuerte y la Gran Basílica que fue uno de los mayores lugares de culto cristiano de su época. En su museo conoceremos detalles de su magnificencia como el sistema de  alcantarillado y la calefacción por suelo radiante de algunos edificios.

Preslav

A Pliska le sucedió como capital  Preslav. Los arqueólogos creen que el primer asentamiento allí se remonta a la época de los tracios. Como capital, Preslav adquirió una nueva vitalidad, incluso en el campo de la artesanía y la arquitectura. En el sitio hay un Museo Arqueológico que explica el diseño de lo que queda de la capital. Parcialmente reconstruido para dar una idea de las dimensiones de Preslav en su apogeo, los muros encierran los restos del palacio, mientras que también están las ruinas de un monasterio y la Iglesia Dorada, que se cree que tenía una cúpula cubierta con pan de oro, de ahí su nombre.

Veliko Tarnovo

En los días del imperio búlgaro, la capital también estaba diversamente en Skopje y en Nis, y la siguiente capital cronológicamente que permanece en el territorio de la actual Bulgaria es la conocida ciudad de Veliko Tarnovo. La ciudad, a orillas del río Yantra, tiene la distinción de haber sido la capital búlgara dos veces, primero de 1185 a 1393 y nuevamente de 1878 a 1879, la última al final del dominio otomano de Bulgaria.

Puerta Monumental que da acceso a la fortaleza de Veliko Tarnovo
Puerta Monumental que da acceso a la fortaleza de Veliko Tarnovo, Bulgaria

Fue el hogar no solo de los emperadores sino también del patriarcado y la ciudad en las tres colinas, siendo también la cuna donde florecieron la pintura, la arquitectura y la literatura.

Plovdiv

Plovdid conserva el apodo de la ‘ciudad de la siete Colinas’, recordando que en igual número al de la Capital de Italia, aquí los romanos crearon uno de los asentamientos más importantes del este de Europa. A los atractivos de las ruinas del anfiteatro y el circo romano, hay que añadir sin duda el encantador casco histórico con calles adoquinadas repletas de cafés, bares, galerías de arte y restaurantes. Al estilo de sus casas, típicas de la arquitectura búlgara, se les denomina Renacimiento.

Bozhentsi

Bozhentsi es uno de esos pueblos que no se conocen tanto fuera de Bulgaria, y sin embargo es uno de los lugares más visitados por albergar un conjunto monumental de  casas y edificios públicos renacentistas perfectamente conservados. Destacan museos como la casa-museo “Baba Rayna”, de carácter etnográfico.

Nessebar

Nessebar es una de las ciudades más encantadoras de Bulgaria. El precioso casco histórico a orillas del mar Negro, enclavado en el istmo, ya presagia buenas sensaciones. De época helenística aún alberga la acrópolis, el ágora, un templo dedicado a Apolo y una muralla tracia.

Nesebar desde el aire
Nesebar desde el aire, en la costa del Mar Negro de Bulgaria

Mientras que otros vestigios de la Edad Media son la basílica de Stara Mitropolia, las termas y la fortaleza. El colofón son sus características casas de madera, construidas en el siglo XIX, y símbolo del renacimiento cultural y arquitectónico de Bulgaria.

Kazanlak

A la población de Kazanlak se viaja sobre todo para deslumbrarse con el valle de las Rosas, un auténtico «jardín de la naturaleza» en el que se cultivan más del 80% del aceite de rosas del mundo. Los campos cobran un color mágico que contrasta con el azul del cielo. Y podemos vivir el festival de la rosa la primera semana de junio.

Pétalos de Rosas en Kazanlak, valle de las rosas de Bulgaria
Pétalos de Rosas en Kazanlak, valle de las rosas de Bulgaria

QUÉ HACER EN BULGARIA

Si es por planes no te vas a aburrir en Bulgaria: Mar y montaña, playa y trekking, relax con balnearios y yoga o actividades deportivas de adrenalina. Todas las actividades que busques están en Bulgaria.

NATURALEZA

Uno de los puntos fuertes de Bulgaria es sin duda su paisaje y naturaleza.  Posee una lista asombrosamente larga de parques y reservas, e incluso el viajero que opte por un viaje centrado solo en montañas, lagos, playas y otros espacios al aire libre, se dará cuenta de que necesitará más de un viaje para conocer parte de su abanico de posibilidades.

El Parque Nacional de Rila, el más grande de Bulgaria, enclavado en las regiones centrales y más altas de las montañas del mismo nombre, y a apenas 100 km al sur de la capital, Sofía. Para su visita cuenta con alojamientos rurales, cabañas y senderos turísticos perfectamente definidos. Para muchos, lo más sorprendente del parque son los Siete Lagos alpinos de Rila, entre 2100 y 2500 metros sobre el nivel del mar.

Continuando en la ruta por las áreas verdes de Bulgaria encontramos el Parque Nacional Pirin, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Se encuentra en el suroeste de Bulgaria, siendo muy popular para practicar senderismo y trekking.  Prolífico hábitat para 159 especies de aves -casi la mitad de las que hay en Bulgaria- el Parque Pirin es parte de la ruta senderista internacional E4, que va desde los Pirineos a través de los Alpes hasta el Peloponeso griego.

Otra de las zonas muy recomendables si buscamos esa naturaleza virgen y auténtica, son los Ródopes orientales, especialmente alrededor de la presa de Ivailovgrad, donde abundan los puntos  de interés arqueológico e histórico.

Playas de Bulgaria

A menudo desconocida, la Costa Negra del norte de Bulgaria, con sus acantilados rocosos de Kamen Bryag, la agreste costa cerca del cabo Shabla, y las playas del sur. Son más de 380 km de longitud de costa bañada por el Mar Negro con muchos lugares que son totalmente vírgenes. Otros en cambio con zonas de veraneo, con playas que concentran gran afluencia de turismo. hoteles, bares y discotecas, para los que buscan algo de vida nocturna.

Playa de Sunny Beach en la costa búlgara
Playa de Sunny Beach en la costa de Bulgaria

YACIMIENTOS

Visitar los yacimientos arqueológicos de Bulgaria es todo un descubrimiento para aquellos que pensaban que no hay tesoros en el precioso país tracio. Aquí se asentó uno de los pueblos más con mejor registro arqueológico antes de los griegos y romanos. Su civilización, aún mal conocida, se desarrolló desde el III milenio a. C. hasta el siglo III d. C.

La cultura, oral, elaborada con leyendas y mitos se diferencia de la de otros pueblos de esta época por la creencia en la inmortalidad (el «orfismo tracio» relatado por Heródoto). Bulgaria fue de las áreas de influencia más importante de este pueblo y podremos conocer más de ellos visitando las tumbas tracias patrimonio de la Humanidad.

Máscara del Rey Tracio Teres
Máscara del Rey Tracio Teres. Arqueología de Bulgaria

Sometidos por los romanos en su expansión hacia el Mar Negro, los tracios dieron paso a la influencia romana. La misma, Sofía, en la época romana conocida como Serdica, esconde bajo el asfalto restos de la ciudad romana. La amplia zona junto a la estación de metro de Serdica muestra un estrato bien definido de los siglos de dominación romana. Pero es probablemente Plovdiv, donde encontraremos huellas más visibles, con la presencia del estadio, además de otros espacios de la urbe romana, como el Odeón, el foro, o el teatro antiguo de Plovdiv.

Teatro romano de Plovdiv
Teatro romano de Plovdiv, una de las ciudades más bonitas de Bulgaria

No menos interesantes fue el hallazgo en Ivailovgrad, de la Villa romana de Armira, edificio suntuoso de una familia aristocrática, y cuyos mosaicos del pavimento merecen la pena.

Y aún hay ganas de continuar el circuito arqueológico, una buena recomendación es la Necrópolis de Varna, yacimiento arqueológico funerario cerca de la ciudad de veraneo, en la costa del mar Negro. Aquí se concentran alrededor de 300 tumbas (en apenas dos tercios excavados) que datan del 4600 a. C. Su importancia radica en los ricos ajuares mortuorios dentro de las tumbas.

CÓMO LLEGAR A BULGARIA

Bulgaria está al alcance de cualquier viajero. Las distancias de vuelo desde Europa son cortas, mientras que las conexiones de vuelos desde España o incluso desde otros países de América Latina son frecuentes y muchas veces asequibles en precio. El aeropuerto de su capital, Sofía, sirve de entrada por avión, pero desde los países vecinos como Rumanía, Serbia, Macedonia del Norte, Grecia o Turquía, podremos llegar en autobús, tren o barco, dependiendo del medio de transporte que elijamos.

VIAJES ORGANIZADOS  A BULGARIA

Bulgaria es un país seguro para movernos por libre a nuestro aire, pero también es posible elegir viajes organizados, en grupo o privados con el incentivo de olvidarnos de conducir. Estos circuitos con guía en español y centrados en nuestros gustos, son posibles gracias a tour operadores expertos en Bulgaria, cuyos viajes personalizados son garantía de conocer a fondo el país.

Bienvenidos a Bulgaria!

TOURS Y ACTIVIDADES EN BULGARIA

Tanto para los amantes de las ciudades que buscan conocer la capital de Bulgaria, Sofía; como para los que quieren hacer excursiones a las preciosas Plovdid o Veliko Tarnovo; o «tocar» el agua en el Mar Negro; hay muchas actividades para hacer en tours organizados.